El Sistema Monetario Internacional, el Control Cambiario Monetario Internacional

Tratar de entender un poco el tema del Sistema Monetario Internacional, el Control Cambiario Monetario Internacional o los Sistemas de Reconversión Monetarios por los cuales han pasado un País, es un asunto complejo de tratar, de acuerdo a las diferentes opiniones de analistas, economistas, políticos e inclusive las distintas realidades dependiendo de las políticas y situaciones internas de cada Nación.

De acuerdo a esto un término que hay que conceptualizar es “La Convertibilidad”, que  es la valoración que se fija de una moneda con respecto a otra o algún patrón como el Oro o activos. En este sentido, con la creación de un sistema global de transacciones y el desarrollo de la globalización, la conversión ha servido para trasladar información del valor de unas monedas con respecto a otras, de forma que en cualquier momento un mismo bien pudiera ser valorado en dos o más monedas y poder negociar el precio a pagar.

La convertibilidad de una moneda surge en algunos casos, cuando algunos países optan por la conversión de sus monedas, ya sea porque: ésta tiene un bajo valor, porque no les interesa la cantidad de moneda extranjera a la que transferir su divisa porque no realiza intercambios con el exterior o porque directamente no creen en el sistema monetario internacional, esto pasa en los países socialistas.

La conversión ayuda a determinar el valor de una moneda, así como posibles cambios en éstas ya sea mediante revalorización o depreciación, que las provoca el mercado, o por devaluación y revaluación. Existen varios Tipos de convertibilidad, está la Convertibilidad restringida, que únicamente se aplica para los no residentes o a algunas transacciones que tiene un control cambiario limitado como es el caso del Peso Cubano; otra es la Plena convertibilidad es donde exístela  total libertad para cambiar una moneda tanto para residentes como extranjeros en todas las operaciones; se encuentra la Convertibilidad externa, que trata de hacer conversiones a alguna moneda extranjera para los no residentes, de forma que la moneda tiene una conversión limitada a ciertas monedas extranjeras y sólo para extranjeros. Es el caso del peso cubano convertible; por último se tiene la Convertibilidad interna, que  similar a la convertibilidad plena, permite a los residentes y no residentes convertir al valor de otra moneda la moneda nacional para todos tipos de operaciones.

Ya entendido lo antes referido, se puede decir, que en un principio la economía internacional, dependía del sistema del “Patrón-Oro”, que  tenía un poderoso mecanismo automático para asegurar el equilibrio externo, el mecanismo del ajuste “Flujo de Especie-Precio”. Los flujos de oro que acompañaban el déficit y los superávit daban lugar a cambios en los precios que reducían los desequilibrios de la cuenta corriente y, de esta manera, tendían a retornar al equilibrio externo a todos los países.  Sin embargo, el funcionamiento del sistema a la hora de mantener el equilibrio interno fue variado.  Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, el “Patrón-Oro” quedó en suspenso.

Los artífices del Fondo Monetario Internacional (FMI), confiaban en diseñar un sistema de tipos de cambio fijos que lograra el crecimiento del comercio internacional, al mismo tiempo que hacían suficientemente flexibles los requisitos del equilibrio externo, para que éste se pudiera conseguir sin sacrificar el equilibrio interno. Para ello, los estatutos del FMI proporcionaban facilidades financieras a los países con déficit, y permitía ajustes en el tipo de cambio en condiciones de “desequilibrio fundamental”.  Todos los países vincularon sus monedas al dólar y los Estados Unidos vincularon el dólar al oro, estando de acuerdo en cambiar Oro por dólares con los bancos centrales extranjeros al precio de 35 dólares la onza.

Después de que en 1958 se reinstaurara la convertibilidad de las monedas europeas, los mercados financieros de los países se integraron más, la política monetaria se hizo menos efectiva (excepto para los Estados Unidos) y los movimientos en las reservas internacionales se convirtieron en mas volátiles.   Estos cambios revelaban una cierta debilidad en el sistema. Para conseguir el equilibrio interno y externo al mismo tiempo, se necesitaban tanto las políticas de desviación del gasto como las de variación del mismo.  Pero las políticas de desviación del gasto (movimientos en el tipo de cambio) podían dar lugar a un aumento de los flujos especulativos de capital que socavaran los tipos de cambio fijos.  Como el país de la principal moneda de reserva, los Estados Unidos, se enfrentaban a un único problema de equilibrio externo: el problema de la confianza, que podía surgir si las tenencias oficiales de dólares por parte de los países extranjeros crecían hasta exceder las reservas de oro de los Estados Unidos.

Las políticas macroeconómicas de los Estados Unidos a finales de los años sesenta ayudaron  a provocar el derrumbamiento del sistema de Bretton Woods a comienzos de 1973.  La política fiscal superexpansiva de  los Estados Unidos contribuyó a la necesidad de devaluar el dólar, a principios de los setenta y los temores de que esto ocurriese desencadenaron unos flujos especulativos de capitales huyendo del dólar, lo que hinchó las ofertas monetarias de los países extranjeros.  El mayor crecimiento monetario de los Estados Unidos alimentó la inflación interior y la extranjera, haciendo que los países fueran cada vez más reacios a continuar importando la inflación estadounidense a través de los tipos de cambio fijos.  Una serie de crisis internacionales, que empezaron en la primavera de 1971, condujeron, por etapas, al abandono de los lazos del dólar con el oro y de los tipos de cambio fijos con respecto del dólar por parte de los países industrializados.

La hegemonía del dólar estadounidense llamándose asi, es por la presencia dominante del dólar estadounidense en la economía global, este término describe un fenómeno geopolítico iniciado en el siglo XX, en el cual el dólar estadounidense, una moneda fiduciaria, se convierte en la principal moneda de reserva y de referencia a nivel internacional. Al año 2016, el dólar es utilizado en un 87,6% de las transacciones a nivel mundial, y representa alrededor del 60% de las reservas globales.

Con anterioridad al dólar estadounidense, se utilizaba la libra esterlina como moneda de referencia a nivel internacional. Al igual que el dólar, la libra respaldaba inicialmente su valor en oro (llamándose a esta relación patrón oro) como se mencionó anteriormente. Este respaldo fue abandonado por el gobierno británico al finalizar la Primera Guerra Mundial. Tres factores han sido determinantes para que la hegemonía del dólar tenga lugar y se consolide: los Acuerdos de Bretton Woods, la cotización en dólares del petróleo, y el surgimiento del comercio global desregulado.

Otro término que se puede decir que ha hecho ruido en los últimos tiempos, es la llamada “Reconversión Monetaria”, esto es la modificación del cono monetario vigente, lo que implica el cambio de escala monetaria y de todo lo que se exprese la denominación,  esto implica la eliminación de ceros a la moneda, así como los sistemas de cómputos y registros contables.

El Sistema Monetario Internacional con el Control Cambiario Monetario Internacional, que implementa cada país, en ocasiones han ayudado económicamente a Naciones del segundo y tercer mundo, acorde a las políticas y sistemas económicos implementados internamente, como también de acuerdo a muchas situaciones como defalco económico por parte de los mandatarios, irregularidades con las divisas y la inflación. Muchos países han entrado en crisis, donde los mayores afectados son los habitantes, tanto es así, que para eliminar la cantidad innumerables de ceros y minimizar la denominación en sus monedas, establecen las reconversiones monetarias, que dicho por analistas es una forma de disfrazar la inflación.

En Latinoamérica, se han vivido las experiencia de reconversiones monetarias, tal es el caso de Brasil, donde en 1967, sufrió una reconversión monetaria al quitarle tres ceros a la moneda, esta paso a llamarse “Cruseiro”, luego en 1986 tuvo otra nueva reconversión monetaria al quitarle una vez más tres ceros a la moneda, paso a llamarse “Cruzado Nuevo”, posteriormente en 1989 se le quitaron nuevamente tres ceros más a la moneda, la cual paso a llamarse “Nuevo Cruzado”, así mismo en 1992,  la moneda sufrió un cambio de nombre y paso a ser “Cruceiro”, el cual no tuvo ningún cambio en su valor. En 1993, se le quitan tres ceros a la moneda, pasa a llamarse “Cruceiro Real”, por último en 1994 La nueva moneda pasa a llamarse Real, que equivale a 2.750 Cruceiros Reales.

Argentina también sufrió diferentes reconversiones monetarias, en 1970 se le quitan dos ceros a la moneda, pasa a llamarse “Peso Ley”, luego en 1983 se le quitan cuatro ceros a la moneda, pasa a llamarse “Peso Argentino”, posteriormente en 1984 se le quitan tres ceros a la moneda, pasa a llamarse “Austral” y en 1992 se le quitan cuatro ceros a la moneda, pasa a llamarse Peso Convertible. Un Peso Convertible en 1992 equivale a 10 billones de Pesos de los que circulaban en la Argentina en 1970 y la inflación alcanzaba un 3000% anual.

En otros países latinos, tambien se han planteado seriamente hacer una reconversión monetaria como es el caso de Paraguay, en medio de la incertidumbre expresada por los sectores empresarial y bancario, el Banco Central del Paraguay (BCP) defendió el proceso en estudio de la reconversión monetaria, con la eliminación de tres ceros en el “Guaraní”, la moneda oficial.

En Ecuador, tras varias crisis inflacionarias, se ha realizado en 1999 un reemplazo total de su moneda nacional por el dólar, es decir, una dolarización. Esto ha generado una estabilización monetaria, pero a su vez un aumento en el costo de vida para los ecuatorianos, incrementando la pobreza y reduciendo la competitividad del turismo y la industria.

La historia monetaria de Venezuela ha estado caracterizada por distintos regímenes cambiarios: desde patrones monetarios como el cobre, la plata y hasta el oro, luego controles de cambio con distinta durabilidad, hasta sistemas de cambios flexibles y de bandas. Además, se han aplicado medidas para corregir devaluaciones oficiales y no oficiales, desintermediaciones legales e ilegales. Transversalmente los venezolanos han transitado por crisis cambiarías y bancarias, que han generado como consecuencias absorciones, fusiones y hasta liquidación de bancos, por causas como elevado apalancamiento, insuficiencia patrimonial, irracionales costos de transformación, desvirtuada funciones bancarias, entre otras.

Venezuela por ser uno de los países petroleros y en otros minerales más ricos del mundo, paso por muchos ajustes económicos para bien o mal, desde los ajustes del “Patron-Oro”, hasta la actualidad, de ser el país latino con el control de las divisas más libre y estable desde ese punto de vista,  hasta llegar a imposibles gestiones para la adquisición de dólares. Haciendo referencia a los últimos años, en 2003 El Banco Central de Venezuela (BCV), instaura como régimen cambiario un Control, para su gestión se crea la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), se establece la tasa oficial de cambio en 1.600 Bs/US$; ese fue el momento en que Venezuela inicia el verdadero debacle económico, el aumento pesipitado del dólar y el aumento la de inflación. En el 2007, el BCV y el Presidente de la Republica, aprobaron una reconversión monetaria que eliminaría tres ceros a la moneda y crea el Bolívar Fuerte, en adelante: 1 Bolívar Fuerte equivaliera 1.000 Bolívares, y el tipo de cambio se fija en 2,15 Bs/US$.

El régimen de gobierno Venezolano en sus diferentes formas de mantener el control de las divisas, en el 2010, establece la Derogación y creación de leyes para el sistema bancario y mercado de capitales, luego la devaluación incrementándose el tipo de cambio a 2,6 Bs/US$ para sectores prioritarios y 4,3 Bs/US$ para el resto. Posteriormente entra en vigencia el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (SITME) y se fija como tasa oficial 5,3 Bs/US$ para importaciones no prioritarias. Así mismo, en el 2013, se devalúa el bolívar y aumenta la tasa de cambio de 4,30 Bs/US$ a 6,30 Bs/US$. Además, se elimina el SITME, donde se crea el Sistema Complementario de Administración de Divisas (SICAD) y continua activo suministro de dólares por CADIVI. En el 2014, con estrategias económicas que aún no se entienden, CADIVI pasa a formar parte del Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX), donde se establece sistema dual de cambios, uno fijo de 6,30 Bs/$, para bienes preferenciales (alimentos y medicinas) Y otro tipo de cambio variable, a 11,36 Bs/$ para regirse al Sistema Complementario de Administración de Divisas, tasa SICAD I, a fin de atender el resto de los sectores económicos y personas naturales. Luego se modifica la Ley de Ilícitos Cambiarios y se amplía a tres sistemas de cambios oficiales, se crea el Sistema Complementario de Administración de Divisas, tasa SICAD II.

Para el 2015 en Venezuela después de tantos ajustes y leyes con las divisas, se redefine los sectores para provisión de divisas, el tipo de cambio 6,30 Bs/$, solo para sectores alimentos y salud; se unifican los sistemas SICAD I y SICAD II como SICAD, su valor será determinado por el sistema de subastas desde 12 Bs/$. Y como tercer sistema de divisas se crea el Sistema Marginal de Divisas (SIMADI), desde 170 Bs/$. En el 2016 El 10 de marzo, entra en vigencia nuevo esquema de administración de divisas, se redujo a dos tipos de cambios (Gaceta Oficial del Convenio Cambiario número 35): Divisas Protegidas – DIPRO: inicia a una tasa de cambio de 10 Bs/$, para pago de bienes determinados en el listado de rubros esenciales del Estado Plan 50 (alimentos, medicinas y materia prima para producción) y Divisas Complementarias – DICOM: inicio a la última tasa vigente del SIMADI de 205,92 Bs/$, para las operaciones como: consumos de viajes en el exterior, los pagos de divisas con tarjetas de créditos, avances de efectivo y efectivo para menores, operaciones para las representaciones diplomáticas, consulares y sus funcionarios. Incluso las operaciones de venta de divisas para exportación y venta de hidrocarburos, y las de las empresas básicas y otros de naturaleza no petrolera.

Todos estos cambios y ajustes económicos en los últimos tiempos en Venezuela, han creado una desestabilización en todos los sectores, que para la alimentación , la salud, la educación e infinidades de sectores, ha sido tan grave no solo internamente en este país si no para la visión internacional, que ha provocado la emigración de muchos venezolanos en la actualidad debido a la alta inflación económica y muchos elementos que ha hecho la vida muy difícil en este país.

Actualmente para el 2017, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro se está ideando una nueva reconversión que ya ha aplazado en varias oportunidades, primero con la eliminación de tres ceros a la moneda, pero según sus estudios ahora serán cinco ceros, lo cual tiene a la expectativa a los venezolanos, ya que han sido afectados de forma muy grave, con todos los movimientos estratégicos que se han hecho desde el mandato de Chávez hasta la posesión de Maduro.

El Sistema Monetario Internacional, el Control Cambiario Monetario Internacional y los Sistemas de Reconversión Monetarios, han afectado la economía mundial de tal forma, que hoy día muchos países, han sabido aprovechar las divisas en pro del beneficio de su país y otros prácticamente el bloqueo internacional, aumentando así la crisis nacional, sin medidas reales restablecimiento financiero.

Comentarios

El Blog De La Internet

Pues es, El Blog de la Internet... Un blog, que postea de todo un poco, para el entretenimiento e interés de los cibernautas